Coaching Profesional

coaching
Actualmente la palabra coaching se ha vuelto muy común en nuestro medio y se usa (y abusa) de forma muy coloquial…. Si uno ve las ofertas académicas, de asesoría y consultoría, esta palabra es usada de manera frecuente generando una confusión sobre lo que realmente es el coaching.
La ICF (International Coach Federation) define el coaching como la asociación de un profesional con los clientes en un proceso creativo de reflexión y que los inspira a maximizar su potencial personal y profesional. Los coaches profesionales honran al cliente como el experto en su vida y el trabajo y creen que cada cliente es creativo, ingenioso y completo. En este proceso, la responsabilidad del coach ese centra en ser capaz de:

  • Descubrir, clarificar y alinearse con lo que el cliente quiere lograr
  • Animar al cliente al autodescubrimiento
  • Obtener soluciones y estrategias generadas por el cliente
  • Incentivar el accountability y responsabilidad por parte del cliente.

Este proceso ayuda a los clientes a mejorar drásticamente su forma de ver el trabajo y la vida, al tiempo que mejora sus habilidades de liderazgo y desbloquea su potencial.
coaching2
¿En qué se diferencia el Coaching de otros servicios profesionales?

El Coaching profesional se centra en el establecimiento de objetivos, la creación de resultados
y la gestión del cambio personal. Para muchos será útil entender el Coaching distinguiéndolo de otras profesiones de apoyo personal u organizacional

  • Terapia: Se encarga de sanar el dolor, la disfunción y el conflicto dentro de un individuo o en sus relaciones. La atención se centra a menudo en la solución de las dificultades que surgen del pasado que obstaculizan el funcionamiento emocional de un individuo en el presente, mejorar el funcionamiento psicológico general, y hacer frente al presente de manera más emocionalmente saludable. El Coaching, por otro lado, apoya el crecimiento personal y profesional basado en el cambio de auto-iniciado en la búsqueda de resultados concretos viables. Estos resultados están relacionados con el éxito personal o profesional. El coaching está centrado en el futuro. El énfasis en una relación de coaching están en la acción, la responsabilidad y seguir adelante.
  • Consultoría: Los individuos u organizaciones contactan consultores por su experiencia. Si bien los enfoques de consultoría varían mucho, se supone que el consultor diagnosticará problemas y prescribirá y, a veces, implementará soluciones. Con el coaching, la suposición es que los individuos o los equipos son capaces de generar sus propias soluciones, con el coach brindando apoyo, enfoques y modelos basados en el descubrimiento.
  • Mentoring: Un mentor es un experto que ofrece la sabiduría y la orientación basada en su propia experiencia. La tutoría puede incluir asesoramiento, consejería y coaching. El proceso de coaching no incluye asesoría o consejería, y se centra más bien en los individuos o grupos puedan establecer y alcanzar sus propios objetivos.
  • Capacitación: Los programas de capacitación se basan en los objetivos establecidos por el entrenador o instructor. La capacitación también asume un camino de aprendizaje lineal que coincide con un plan de estudios establecido. El coaching es menos lineal y sin un plan de estudios conjunto.
  • Desarrollo Atlético: Aunque las metáforas deportivas son de uso frecuente, coaching profesional es diferente del entrenamiento deportivo. El coach deportivo es a menudo visto como un experto que guía y dirige el comportamiento de los individuos o equipos basados en su mayor experiencia y conocimiento. El Coach profesional no se centra en los comportamientos que se están ejecutando correctamente o incorrectamente. En lugar de ello, la atención se centra en la identificación de oportunidades para el desarrollo basado en las fortalezas y capacidades individuales.

Con las anteriores aclaraciones es fácil distinguir como en nuestro medio se ha utilizado la palabra coaching en diferentes contextos donde lo que se ofrece realmente es asesoría, consultoría o mentoring.

coaching3
¿Cuándo se debe recurrir a un coach?
Habiendo tantas opciones para solucionar problemas de los ejecutivos en el mundo de hoy, cuando el coaching puede ser la mejor opción?.
Un individuo o un equipo pueden optar por trabajar con un coach por muchas razones, incluyendo pero no limitado a lo siguiente:

  • Algo urgente, convincente y emocionante que está en juego (un reto, meta u oportunidad)
  • Existe una brecha en el conocimiento, las habilidades, la confianza o los recursos propios.
  • El deseo de acelerar los resultados
  • La falta de claridad con decisiones que deben tomarse
  • El éxito ha comenzado a convertirse en un problema
  • El trabajo y la vida están fuera de balance, creando consecuencias no deseadas
  • Puntos fuertes necesitan ser identificados, junto con la mejor forma de aprovecharlas

El coaching, al ser un proceso no directivo centrado en las habilidades del cliente, permite que el mismo genere aprendizajes que lo hagan más independiente de la ayuda externa, lo cual es muy valioso en entornos tan cambiantes como los que nos enfrentamos hoy en día. Permite además que las personas logren un nivel de autoconocimiento profundo centrado en sus posibilidades y en el diseño de estrategias para alcanzar resultados deseados.

En resumen, el coaching ayuda a las personas y las empresas se centran en lo que más importa en la vida y los negocios, partiendo de la premisa de que las respuestas que tanto buscamos, están siempre dentro de nosotros mismos y solo necesitamos un catalizador para descubrirlas.

Escrito por
PAOLA QUEREJAZU

Anuncios

COMO TRATAR A UN JEFE DIFICIL

Jefe DificilLos seres humanos vienen en todas las formas y colores imaginables….
Hay personas encantadoras, las hay tolerables y hay otras cuantas que te gustaría poder evitar de todas las formas posibles porque son difíciles de tratar.
El problema es cuando una persona de esta última categoría te toca como jefe directo…. Si bien al vecino insoportable puedes quitarle el saludo o al dependiente que te atendió mal en la tienda puedes dejar de verlo para siempre, no se puede plantear la misma situación cuando el problema es un jefe difícil.
¿Y cómo es un jefe difícil? Pues dependiendo de tu nivel de sensibilidad y expectativas tendrá diferentes características, pero las más comunes son un carácter irritable, terquedad, intolerancia e inflexibilidad acompañada a veces de la incapacidad para reconocer logros de otros o transmitir sus expectativas de forma asertiva. Ya te imaginarás lo complicado que puede ser tratar con esta persona y los efectos que puede tener en la motivación del empleado.

Empleado Maduro
Los expertos recomiendan que ante un superior difícil, los dependientes deban reforzar sus cualidades de madurez, paciencia y tolerancia, para evitar reaccionar ante las provocaciones o ignorar las actitudes desagradables. Por este motivo, el énfasis debe estar más en lo que uno puede controlar y lo que depende de uno que en lo que esperamos de la otra persona.
Aquí algunos tips generales para “sobrevivir en el intento”:

  • “Lo cortés no quita lo valiente” me enseñó mi madre y este principio se aplica como regla general a todos los tipos de relaciones.  Si tu jefe no utiliza las normas básicas de cortesía como el saludo, agradecimiento y el por favor, eso no debe evitar que tu sigas empleándolo como forma de relacionamiento.  Evita reaccionar del mismo modo que la persona difícil ya que eso solo agravará el problema y te quita posibilidad de mantener tu profesionalismo.
  • Acércate a tu jefe…. Puede parecer algo difícil, pero si consigues mantener espacios de retroalimentación en los que puedas exponer con madurez tus preocupaciones y conocer la opinión de tu jefe, probablemente podrás entender mejor su estilo y motivaciones y también crear la posibilidad de que tu jefe pueda tener una idea de tus capacidades.  Una regla básica de psicología dice que las personas que reaccionan con mayor agresividad son las que están atravesando alguna situación personal que es vivida como una frustración.  Comprender que se trata de una persona con sus propios problemas puede ayudarte a tener una mejor perspectiva de la situación.
  • Aumotivate! Puesto que un jefe difícil pocas veces estimula a sus dependientes, esta tarea te toca a ti… visualiza esta situación como un reto o desafío profesional que te permitirá desarrollar otras habilidades que te servirán más adelante.
  • Demuestra con hechos tu valor profesional: llega siempre puntual, cumple tus funciones, haz las cosas con calidad, de esta  manera tu jefe no tendrá razones reales para  llamarte la atención.
  • Si todas las estrategias de acercamiento fallan, puedes probar algunas alternativas como última salida, tales como el  pedir apoyo de un tercero (por ejemplo del área de RRHH) para que medie en una conversación con tu jefe, solicitar traslado interno a otra área de la empresa o incluso si la situación es insostenible emprender nuevos rumbos.  Recuerda que el ambiente laboral es una de las variables más importantes en la vida de los profesionales y debes cuidar tu salud mental para no sentirte frustrado.

ESCRITO POR PAOLA QUEREJAZU