Calidad de Vida en el Trabajo

1-2017-calidad-de-vida-en-el-trabajo

 

El trabajo ocupa espacio y tiempo de gran relevancia en nuestras vidas. Buena parte de nosotros desarrolla una actividad laboral, y considerable parte de nuestra existencia transcurre dentro de las organizaciones. En este sentido, el significado que asociamos a nuestras actividades  laborables responde por buena parte de nuestra calidad de vida.

 

Es a través del trabajo que obtenemos el sustento económico y suplimos nuestras necesidades más elevadas, como la autorrealización personal y profesional. Así pues, trabajar no es solo un medio para ganarse la vida, sino que es una forma de vivir experiencias y realizar acciones productivas. Frecuentemente, el trabajo se presenta como una actividad ennoblecedora y capaz de elevar nuestro statu quo, propiciando la construcción de la identidad social y dando sentido a la vida en comunidad. Pero el trabajo también puede percibirse como algo indeseado, desarticulado y desprovisto de significados, burocratizado, rutinario, fatigoso, opresivo o incompatible con la vida social y familiar.

 

Entretanto, vivimos en una época en la que la búsqueda de la felicidad plena es una aspiración de todos los individuos. En este sentido, hablar sobre la Calidad de Vida en el Trabajo (CVT) es tratar la experiencia emocional que desarrollamos con una actividad productiva, es abordar los efectos de esta realidad sobre nuestro bienestar, al focalizar sus consecuencias en nuestra existencia y en los resultados de las organizaciones.

 

A pesar de las diferentes interpretaciones y conceptos recibidos a lo largo de los años, la esencia de la CVT continua siendo similar, es decir, es la búsqueda de la satisfacción y bienestar del trabajador en la ejecución de sus tareas en las organizaciones. Por lo tanto, es necesario poner empeño para afianzar el espíritu emprendedor, la creatividad y la actuación en equipo para alcanzar las metas organizacionales y, en consecuencia, aumentar la probabilidad de obtener calidad de vida personal, social y familiar, aunque sean esferas distintas y en ellas se desempeñen papeles diferentes. El equilibrio de las dimensiones -vida profesional y vida personal- se ha constituido en una gran expectativa y deseo de las personas. La búsqueda constante de este equilibrio implica el conocimiento de las expectativas profesionales y personales, así como la posibilidad de hacer elecciones.

 

En el contexto actual, ese no es un ejercicio espontáneo, pues necesita simultáneamente de tiempo, voluntad y aprendizaje.

Así pues, la CVT se fundamenta en el principio de que el compromiso con la calidad ocurre, de forma más natural, en los ambientes donde los individuos participan de manera satisfactoria en las decisiones que influyen directamente en su desempeño.

 

Sin embargo, esta participación, que debería aumentar el desarrollo en el trabajo de cada individuo a su nivel, si no es bien administrada podrá causar un quiebre de la confianza, encubrir relaciones de poder en la organización y promover expectativas de igualdad que sólo pueden llevar a frustraciones, con lo que provocará un efecto contrario al que inicialmente se haya deseado.

¿Qué pasaría si de pronto tomamos la decisión interna de resetear nuestra mente hacia una actitud más positiva con respecto a nuestro trabajo y decidimos empezar a disfrutar de aquello que siempre se ha aparecido como una condena?

Sin duda, nuestra calidad de vida mejoraría pues aunque no nos demos cuenta, nosotros pasamos casi un tercio de nuestra vida trabajando. Pero ¿cuáles son los pasos para iniciar este verdadero cambio de chip?

Primero; preguntarte si el trabajo que hoy tienes, el jefe que tienes, el equipo con el cual compartes y las condiciones que mantienes con tu empleador es realmente lo que siempre esperaste. Si no es así, te sugiero que inicies un plan para definir en qué quieres trabajar, que ingresos deseas tener y cuál va a ser el plan para hacer que eso sea realidad. Sin miedos, sin excusas. A la acción.

Segundo; si tu trabajo en realidad es lo que tienes y siempre esperaste, define que NADA ni NADIE en tu trabajo te influirá en la forma en que te sientes. Tú defines AHORA que disfrutarás de lo que haces, más allá de las situaciones y personas que puedan afectarte en tu emocionalidad. Tu eres el dueño de cómo te sientes.

Finalmente; instala en tu mente la poderosa idea de que tu trabajo es una increíble oportunidad para desarrollarte, hacer carrera y lograr lo que tú deseas en tu vida. Para ello, la mejor forma es preguntarte siempre como lo puedo hacer mejor, como puedo entregar valor y como estar al servicio y… agradecer por el trabajo que tienes, por lo que te entrega, por lo que te permite vivir y por las oportunidades que te abre en la vida.

Estos 8 consejos te ayudarán a mantener una buena relación con tu entorno laboral.

  1. Saludar a todos los trabajadores de la empresa con los que uno tiene que tratar cotidianamente es una forma de demostrar una buena educación. Además, mantener una sonrisa genera una impresión favorable de simpatía hacia los demás.

 

  1. Cuando se requiere algún tipo de apoyo por parte de un compañero, es muy importante pedir por favor, y de manera muy educada. Del mismo modo, no debes olvidarte de darle las gracias por haberte ayudado.

 

  1. Trabajar en equipo es una de las destrezas más importantes que puede ofrecer un profesional, y para ello, hay que tener un buen manejo de las habilidades sociales. Escucha atentamente todos los puntos de vista y mantente abierto a las críticas.

 

  1. El horario de almuerzo puede ser aprovechado para almorzar con los compañeros de trabajo, y conversar amigablemente. Esto fortalecerá las relaciones interpersonales del equipo, y ayudará a que se mejore el ambiente laboral de la empresa.

 

  1. En caso de que sea necesario generar algún tipo de crítica hacia el trabajo de un compañero, es muy importante que se trate de una crítica constructiva, que ayude al equipo a mejorar sus debilidades, para hacer crecer al negocio.

 

  1. Asistir a todos los eventos sociales, sean actividades de integración, despedidas o cumpleaños, es una buena forma de integrarse al grupo. Al relacionarte con tus compañeros de trabajo fuera del ámbito laboral, llegarás a conocerlos mejor.

 

  1. Es importante cumplir con las fechas u horarios de entrega que han sido prometidos a otros compañeros de trabajo, sean jefes, o subordinados. Hablará bien de ti. El saber que tu palabra siempre se cumple, te fortalece como un profesional responsable.

 

  1. Aunque es importante generar una confianza hacia los compañeros de trabajo, el uso de palabras subidas de tono puede ser mal visto por muchos empleados y empleadores, por lo que se recomienda utilizar el lenguaje educada y formalmente.

Elaborado por Ismael Coimbra

Anuncios