Mindfulness

imagen-post-magalí

Normalmente, solemos prestar atención a las actividades que realizamos sólo con una pequeña parte de nosotros mismos, mientras la mente y los pensamientos se encuentran completamente en otra cosa, yendo y viniendo a las cosas que hicimos o debemos hacer, es decir enfocados en el pasado o futuro. Esto genera una vida en modo “piloto automático”, donde nos ocupamos de nuestras cosas con muy poca conciencia de los detalles de la experiencia presente o de las intenciones que motivan nuestras acciones.

La tecnología, el ritmo de vida, la cantidad de información que recibimos y el culto al multitasking entre otros, hace que perdamos la capacidad de prestar atención plena a lo que vivimos, en el aquí y el ahora, y por lo tanto realmente disfrutar lo que nos pasa. Somos una generación con déficit de atención generalizado.

Vivir “acelerados” puede tener consecuencias en nuestra productividad y en especial en nuestra calidad de vida, generando tensión y estrés continuo, hace difícil incluso “desconectarnos” en los pocos momentos de descanso permitidos. A esta condición viene a responder el llamado Mindfulness, una práctica que busca generar la toma de conciencia y atención del momento presente.

La palabra Mindfulness tiene una larga historia y ha sido practicada en muchas religiones y culturas de diferentes formas. En sí el término mindfulness proviene de la traducción de “sati” en pali, un idioma que se hablaba en la época en que Buda comenzó a enseñar hace 2500 años. Sati es la nominalización del verbo “sarati” que significa rememorar o recordar. En su concepción última sati o mindfulness es la capacidad humana básica de poder estar en el presente y de “recordarnos” estar en el presente, es decir, constantemente estar conscientes del aquí y ahora.

Mindfulness ha sido traducida al español en diferentes formas, todas compuestas a falta de una palabra que dé con el significado original. Las traducciones más comunes son Atención Plena, Consciencia Plena, Presencia Mental y Presencia Plena/Consciencia Abierta entre otras.

Por el contrario de una vida acelerada o en piloto automático, Mindfulness o la Consciencia Plena significa prestar atención de manera consciente a la experiencia del momento presente con interés, curiosidad y aceptación.  El estar aquí y ahora con mente y corazón, en pensamiento y sentimiento.

Nos permite reconocer lo que está sucediendo mientras está sucediendo, aceptando activamente el fluir de la experiencia tal cual se está dando. Este tipo de atención nos motiva a aprender a relacionarnos de forma directa con aquello que está ocurriendo en nuestra vida, aquí y ahora, en el momento presente. Es una forma de tomar conciencia de nuestra realidad, promoviendo recuperar nuestro equilibrio interno y atendiendo de forma integral a los aspectos de la persona; cuerpo, mente y espíritu. La práctica de esta atención nos trae al aquí y al ahora, nos invita a vivir una vida de manera plena y en el presente.

¿Cómo practicar Mindfulness?

Práctica Formal.- Se relaciona con la meditación. Se realiza de manera guiada generalmente apoyada por un profesional en un ambiente de quietud total, busca que aprendemos a reconocer los pensamientos y emociones que conforman nuestra vida, generar conciencia plena del cuerpo, su funcionamiento y las emociones que tenemos sean estas malas o buenas.

Práctica Informal.- La práctica informal se realiza en nuestra vida cotidiana y puede ser aplicada por cualquier persona, se trata de generar pequeños momentos de conciencia plena para estar presentes, evitando el caos o ruido exterior y el caos de nuestros propios pensamientos: por ej. comer comiendo, escuchar escuchando, andar andando.

Mindfulness en el trabajo

Empresas como Apple, Google, Nike o eBay comenzaron hace unos años a realizar talleres de mindfulness para sus empleados como una medida para mejorar la calidad de vida de sus trabajadores y promover prácticas que reduzcan el estrés. Objetivamente, practicar mindfulness en el trabajo ayuda a estar más concentrado, tener claridad mental y gestionar la ansiedad o tensión. Asimismo, favorece la comunicación y la empatía ya que fortalece la inteligencia emocional y da fluidez a la creatividad y la innovación.

Algunas prácticas que podemos utilizar para aplicar mindfulness en el trabajo:

  • CINCO MINUTOS.- Antes de iniciar la vorágine de actividades diarias, cuando llegamos al trabajo conviene tomarnos 5 minutos para situarnos en el día, estructurar la jornada laboral y tomar conciencia de cómo vamos a plantear lo que queda por delante. Es decir, respirar… y comenzar.
  • LIMITAR LAS REDES SOCIALES.- Ponernos un horario exclusivo para leer o responder a lo largo de la jornada de trabajo. Así durante el día dejarás de lado la sensación constante de revisar el correo, el Facebook o cualquier red social en la que estés. Pacta contigo mismo.
  • MINUTOS CONSCIENTES.- Es conocida que para mejorar nuestra productividad es necesaria hacer una pausa cada 50-60 minutos de trabajo continuo, así el pararse y generar conciencia de nuestro cuerpo, sensaciones, posturas, y respirar puede ayudarnos a liberar tensiones y estar consciente de nuestras sensaciones.
  • DEJARSE IR.- Repetir ejercicios de dibujo o escritura libre algunos minutos al día. Tener momentos donde dejar la mente libre sin un objetivo concreto.
  • DINÁMICA DE CIERRE.- Se trata de poner un fin consciente a nuestra jornada laboral para poder disfrutar nuestras siguientes actividades, ¡desconectarnos!

Beneficios del Mindfulness

Son muchas las personas y empresas que buscan aplicar técnicas de mindfulness en su vida diaria ya sea con pequeñas prácticas o de manera profesional (guiada), cualquier incorporación de estas prácticas tendrá beneficios sobre nuestra salud mental, emocional y física. Algunos de ellos serán:

  • Reduce el estrés, ansiedad e irritabilidad
  • Mejora el sistema inmune y reduce el envejecimiento celular
  • Nos ayuda a resolver conflictos y carga emocional
  • Nos ayuda a conciliar mejor el descanso y sueño
  • Trabajamos en nuestra inteligencia emocional y autocrecimiento
  • Despierta nuestra creatividad
  • Reduce los comportamientos adictivos
  • Mejora nuestro ánimo y calidad de vida
  • Nos permite disfrutar el aquí y el ahora… y lograr más felicidad

Te invitamos a investigar más sobre esta tendencia y aplicar estas pequeñas prácticas a tu rutina diaria en pro de mejorar tu calidad de vida y disfrutar del aquí y el ahora.

Por: Magali Sandi Encinas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s