10 situaciones que son peores que despedir al personal

10-situaciones-peores-que-el-despido

Perspectiva de Desarrollo Humano como socio estratégico de las empresas en la toma de decisiones difíciles.

En tiempos de crisis las empresas deben considerar la toma de decisiones difíciles en cuanto al personal, como la reducción de planilla o cierre de unidades de negocio, como área de Desarrollo Humano se tiene que conocer las posibles consecuencias de evitarlas o retrasarlas, porque a la larga no actuar en consecuencia de la situación puede ocasionar perjuicios mayores para la empresa y por consiguiente de las personas que trabajan en ella.

A continuación, nombraremos 10 situaciones que pueden ser peor que despedir al personal, considerando que puede haber otras más, pero que estas tienen un gran impacto en la organización.

  1. Cierre de la empresa

El principal riesgo que corren las empresas al tomar la decisión de evitar un despido o restructuración en tiempo de crisis, es el cierre de la empresa

Planillas muy pesadas implican costos fijos elevados, que deben ser compensados con ventas. Si la empresa no vende, el dinero ahorrado se destina al pago de costos fijos.

Las reservas de dinero eventualmente llegan a un fin.

Las empresas son instituciones con fines de lucro, es decir el dueño ha invertido su dinero para generar más dinero, por lo tanto, si la empresa no produce, su inevitable fin es el cierre.

  1. Personal con baja responsabilidad y salarios altos

Personal con mucha antigüedad implica salarios con incrementos salariales, bonos de antigüedad y vacaciones más prolongadas.

Si la empresa no tiene una política clara de desarrollo profesional dentro de la empresa, esto implica puestos con responsabilidades bajas en comparación a la remuneración recibida.

Por ejemplo, podríamos contar con una recepcionista que percibe un salario mayor que un jefe de área, con funciones que no cambiaron desde hace 10 años.

Si la empresa no tiene un plan de desarrollo de carrera y no piensa tenerlo o en el caso de que la persona no desee desarrollar su puesto, se debe considerar tener un plan de desvinculación

  1. Recortes de gastos absurdos

Por no despedir personal en tiempos de crisis las empresas empiezan a realizar cortes de gastos que pueden resultar absurdos.

Como disminuir el café, apagar luces “innecesarias”, retrasar arreglos, extender la vida útil de herramientas (colocando en riesgo al personal).

Que a la larga no compensan monetariamente el recorte (ej. Un ahorro de bs. 1000 al año por quitar el café, es un ahorro mínimo), y generan insatisfacción del personal

  1. Horas vagas

Cuando la empresa está vendiendo menos de lo esperado, la cantidad de carga laboral se ve afectada en todas las áreas de la misma

Se disminuye la producción, por lo tanto, se disminuye las entregas, los tratos con proveedores, los cobros a clientes, entre otros.

Esto resulta en trabajadores que fueron contratados para 8 hrs diarias de trabajo, pero que al final del día tienen muchas menos y más horas de ocio dentro de la empresa (que al fin de las cuentas se ve traducida en dinero gastado

  1. Desperdicio de potencial

Si la empresa tiene personas talentosas debe potenciar el talento, y buscar la forma que se desarrolle en su puesto o en la empresa Cuando la empresa no tiene las posibilidades de desarrollar a la persona, puede ocasionar perdida de motivación o alineamiento.

En tiempos de crisis por evitar “perder el talento” lo enjaulamos, es decir no le damos la posibilidad de desarrollarse y lo retenemos en el puesto, por pensar que en “días mejores” podremos aprovechar su potencial

Cuando se enjaula el talento, se puede generar un cuadro de Burn Out y eventualmente perderlo dentro de la misma empresa.

  1. Precios elevados de los productos (pérdida de competitividad en el mercado)

Evitar la desvinculación del personal puede ocasionar pérdida de competitividad en el mercado.

Como en papeles todo se traduce en dinero, ese dinero debe ser recuperado de una u otra forma, y el método más sencillo es cargar el precio de los productos con los gastos fijos de la empresa.

En tiempos de crisis los precios son determinantes para la decisión de compra

  1. Bajo rendimiento

El bajo rendimiento puede ser efecto de la incertidumbre por la que la empresa atraviesa.

El no saber qué es lo que puede pasar, el pensamiento constante de pérdida puede ocasionar que la motivación del personal disminuya y que el rendimiento empeore

Si no se ve por qué se realiza algo, no hay la motivación que lleve a realizarlo y comienzan las excusas como “si la empresa igual va a cerrar” o “esto no es importante, no les afecta que no haya el informe”

  1. Chismes y rumores de pasillo

Cuando la empresa está atravesando una situación complicada, se inician las suposiciones de qué sucederá con la empresa o con el personal de la empresa, y las personas utilizan su tiempo libre para especular entre si.

Lo que da pie a los chismes y rumores de pasillo, los cuales generan susceptibilidad, descontento y mal clima laboral

En el momento que la empresa decide ser lo más franca posible con la situación (incluyendo la toma de decisión de desvinculación) los chismes y rumores disminuyen.

  1. Burocratización de procesos (por compensar puestos)

Puede ocurrir que, al tener personal de más en planilla, se deban compensar los puestos, y para ello se le asignan funciones o responsabilidades, que tal vez puedan parecer de suma importancia, pero que pueden retrasar los procesos

Un ejemplo son los trámites en cualquier oficina de servicio público, hay una persona designada a revisar que los requisitos que lleva la persona cumplan con lo exigido antes de entrar a la entrega de los mismo, donde nuevamente revisan que esté todo según lo solicitado.

  1. Comunicación incoherente

En ocasiones, por evitar tomar decisiones difíciles no se toman decisiones.

Cuando la empresa está en crisis, el personal lo sabe, se siente en el mismo ambiente. El evitar tomar cualquier tipo de decisión y continuar como si nada estuviera ocurriendo ocasiona incoherencias entre lo que se hace y lo que se dice, generando desconfianza, chismes e inseguridades en el personal, pudiendo incluso afectar la credibilidad de los altos mandos de la empresa.

Por: Cecilia Chávez
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s