Bienestar Psicológico: ¿Qué es estar bien?

La literatura referida a investigaciones sobre el tema señala que la satisfacción es un constructo triárquico. Por un lado se consideran los estados emocionales afecto positivo y afecto negativo, por el otro, el componente cognitivo y las relaciones vinculares. Los estados emocionales son más lábiles y momentáneos, y al mismo tiempo son independientes. Tener una alta dosis de afectividad positiva no implica tener una baja dosis de afectividad negativa.

El componente cognitivo de la satisfacción se denomina bienestar y es el resultado del procesamiento de informaciones que las personas realizan acerca de cómo les fue (o les está yendo) en el transcurso de su vida.

El Bienestar Psicológico es estable a largo plazo, pero experimenta variaciones circunstanciales en función de los afectos predominantes. El Bienestar Psicológico indica la manera en la que una persona evalúa su vida, incluyendo como componentes la satisfacción personal y vincular, la ausencia de depresión y las experiencias emocionales positivas.

Aquellas personas más felices y satisfechas, sufren menos malestar, tienen mejores apreciaciones personales, un mejor dominio del entorno y poseen mejores habilidades sociales, para vincularse con las demás personas. Podríamos caracterizar la satisfacción y la felicidad como indicadores de un buen funcionamiento mental.

Se destaca la importancia de las “ilusiones positivas” como criterio de salud mental, es decir, considerar que el presente y el futuro pueden ser mejores, sin importar las condiciones objetivas que impone la realidad.

Así como el estado natural biológico del organismo es la salud, en el área psicológica esa disposición la constituye el Bienestar Psicológico.

El bienestar psicológico es:

Control de Situaciones.- Tener una sensación de control y autocompetencia. Las personas con control pueden crear o moldear contextos para adecuarlos a sus propias necesidades e intereses. Aquellos que presentan, una baja sensación de control tienen dificultades en el manejo de los asuntos de la vida diaria, y creen que son incapaces de modificar el ambiente en función de las necesidades.

Aceptación de Si Mismo.- Poder aceptar los múltiples aspectos de sí mismo, incluyendo las luces y las sombras. Sentirse bien acerca de las consecuencias de los eventos pasados. No tener aceptación de sí mismo es estar desilusionado respecto de la vida pasada y querer ser diferente de como se es.

Autonomía.- Poder tomar decisiones de modo independiente. Tener asertividad. Poder confiar en el propio juicio.

Ser poco autónomo es depender de los demás para tomar decisiones y estar preocupado por lo que ellos dicen, piensan y sienten. Tener calidez, confianza en los demás y capacidad empática y afectiva.

Vínculos Psicosociales.- Capacidad para establecer buenos vínculos con los demás. Tener calidez, confianza en los demás y capacidad empática y afectiva.

Tener malos vínculos significa tener pocas relaciones con los demás, sentirse aislado y frustrado. Incapacidad para establecer relaciones comprometidas con los demás.

Proyectos.- Tener metas y proyectos en la vida. Considerar que la vida tiene significado. Asumir valores que otorgan sentido y significado a la vida.

Por: Gabriela Saavedra Arteaga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s