Teoría de la conciencia de las relaciones

foto-entrada-blog-10-24

TEORÍA DE LA CONCIENCIA DE LAS RELACIONES

La Teoría de la Conciencia de las Relaciones fue desarrollada por el Doctor Elias H. Porter, PH.D, y se basa en la premisa de que nuestros comportamientos son impulsados por nuestras motivaciones, en aquello que para nosotros es importante y gratificante;  si tomamos en cuenta que no todos somos iguales y que no a todos nos motiva lo mismo; sin embargo, al comprender nuestros propios motivos y los de los demás podremos comprender sus comportamientos y los nuestros, lo que proporcionará las siguientes posibilidades para mejorar las relaciones:

  • Al comprender las motivaciones puedo comprender también por qué, en determinados casos, me comporto como lo hago. La teoría dice que la motivación de las personas no cambia, sin embargo, cada individuo es capaz de administrar sus comportamientos y sus conductas de acuerdo a cada situación.
  • Al conocer qué es lo que motiva a los demás puedo comprender sus actitudes y comportamientos, eso hará que pueda ser empático y realmente, como se dice: “ponerme en sus zapatos”.

En este artículo encontraras cómo desarrollar tus habilidades interpersonales, indispensables para ser un buen líder, conociéndote a vos mismo y a las otras personas, a través de una simple herramienta llamada SDI®, que utiliza los colores AZUL–ROJO–VERDE para identificar nuestras propias motivaciones intrínsecas.

Esta herramienta se denomina Inventario de Despliegue de Fortalezas, (StrengthsDeploymentInventory), abreviado SDI®.

La Teoría de la Conciencia de las Relaciones establece, que “nuestro comportamiento es guiado por nuestra motivación por sentirnos valorados, para sentir auto-estima”. Según Porter, esta premisa se cumple en todas las personas. Sin embargo, lo que hace sentir ese bienestar personal, esa auto-valoración, es diferente para cada persona: son ciertos valores y motivos intrínsecos que difieren de persona en persona y que actúan como un filtro por el que cada persona se percibe a sí misma y al mundo que lo rodea.

Si pudiéramos conocer cuáles son esos filtros, es decir, los valores y motivos intrínsecos, tanto de nosotros mismos como de las otras personas, podríamos mejorar la manera en que interactuamos, disminuyendo los malos-entendidos y los conflictos.

¿Cómo funciona el SDI®?

Es una auto-evaluación de personalidad basada en la detección de los valores y motivos intrínsecos de las personas, de las fuerzas energizantes innatas o “drivers” que les da sentido de autovaloración y produce bienestar personal. En otras palabras, se trata de descubrir que es lo que nos hace “sentirnos realizados”.

Estos valores y motivos, que nos guían a elegir determinados comportamientos, hacer o decir ciertas cosas para sentir autoestima se llaman Sistemas Motivacionales.
Los tres Sistemas Motivacionales básicos son:

• AZUL: Altruista – Protector

• ROJO: Asertivo – Director

• VERDE: Analítico – Autónomo

Es importante aclarar que todas las personas tenemos una mezcla de los tres sistemas motivacionales básicos, pero alguno puede predominar por sobre los otros y así se determina nuestro propio sistema motivacional.

AZUL: Altruista – Protector

Son personas motivadas por la protección, el crecimiento y bienestar de los demás. Defienden los derechos de los demás, más que los propios. Están preocupados por cómo se sienten los demás, tratan de ayudarlos y evitar ser una carga.

Estas personas se sienten valoradas cuando pueden ayudar, proteger y ocuparse por el bienestar de los demás y son reconocidas por ello.

ROJO: Asertivo – Director

Son personas interesadas y enfocadas en el logro de las tareas y la organización de la gente, el tiempo y los recursos para obtener los resultados deseados. Actúan rápidamente para cumplir las tareas y lograr objetivos. Son personas con confianza en sí mismas, siempre atentas a las oportunidades y le gustan los desafíos.

Estas personas se sienten valoradas cuando pueden realizar sus tareas, obtener resultados y son reconocidas por ello.

VERDE: Analítico – Autónomo

Son personas preocupadas por asegurarse que las cosas han sido pensadas apropiadamente para tomar decisiones acertadas. Les interesa que establezca y se mantenga el orden. Se preocupan por ser precisas y justas para lo cual piensan cuidadosamente. Son personas auto-suficientes y prefiere disponer de tiempo para analizar, observar y obtener información.

Estas personas se sienten valoradas cuando pueden analizar y pensar apropiadamente, con la información adecuada para tomar decisiones sin equivocarse, y son reconocidas por esto.

CENTRO: Flexible – Coherente

Son personas interesadas por la flexibilidad y el bienestar del grupo al que pertenecen. Tienen interés en los miembros del grupo, en conocer la opinión del grupo y en ser parte del grupo. Son personas que proveen varias opciones, distintas alternativas, consideran múltiples puntos de vista. Enfocadas en el grupo, buscan consenso y se adaptan a las necesidades.

Estas personas se sienten valoradas cuando son parte de un equipo con el que pueden colaborar, escuchando a todas las opiniones, ayudando al consenso, con flexibilidad, y son reconocidas por ello.

Nota.- El SDI® también contempla los sistemas motivacionales que son mezclas de dos colores: AZULROJOROJOVERDE y VERDEAZUL, completando un total de siete sistemas motivacionales tal como muestra la figura. Por simplicidad, en este artículo usaremos sólo los cuatro mencionados arriba.

Como se comentó anteriormente, estos valores y motivaciones actúan como filtros en cómo percibimos el mundo, por lo que conocer nuestro sistema motivacional nos va a permitir entender el por qué de lo que nos hace sentir bien, lo que nos gusta e inspira, y lo que por el contrario nos produce insatisfacción.

Asimismo, si conocemos el sistema motivacional de las otras personas podremos saber qué los motiva, comprender el porqué de sus comportamientos y entender que podemos tener distintas percepciones sobre una misma situación, y en consecuencia, adoptar una posición más comprensiva hacia las otras personas.

Conociéndonos a nosotros mismos y a las personas que nos rodean podemos lograr relaciones interpersonales más efectivas e interacciones más satisfactorias.

En cada sistema motivacional predominan ciertas fortalezas, es decir, comportamientos que utilizamos que nos dan buenos resultados. Recordemos que esta herramienta se basa en el despliegue de las fortalezas personales, en las fortalezas que utilizamos con mayor frecuencia según cada sistema motivacional.

El Manejo del Conflicto con la herramienta SDI®

Ahora bien, si todos tenemos tantas fortalezas, ¿por qué muchas veces tenemos dificultades para entendernos con personas?

Nuestro sistema motivacional actúa de filtro en cuanto a la forma en que percibimos el mundo que nos rodea. Es decir que una misma situación puede ser percibida por dos personas en forma totalmente diferente e incluso opuesta si sus sistemas motivacionales son muy diferentes.  Esto nos puede producir malos entendidos, conflictos y por supuesto deteriorar las relaciones interpersonales.

Es muy importante tener en cuenta que nuestras fortalezas pueden percibirse como debilidades cuando son sobre-utilizadas o utilizadas en el momento inapropiado.

Algunos ejemplos sobre las cosas con las que tenemos que tener cuidado respecto a nuestras fortalezas para no deteriorar las relaciones interpersonales:

AZUL

  • Por querer mantener la armonía no insiste en lo que él quiere y luego se frustra.
  • Por creer en los demás no usa el buen juicio y se vuelve crédulo.
  • Por ser tan leal deja que se aprovechen de él.
  • Por querer ayudar se interpone en el camino y entorpece más que ayudar.

ROJO

  • Por querer ganar, se lleva todo por delante, sin tener en cuenta a los demás.
  • Por estar tan ansioso por hacer las cosas, no tiene en cuenta a los otros.
  • Por estar tan seguro de su verdad, no escucha a las otras personas.
  • Por querer que las cosas se hagan a su manera se vuelve dictatorial.

VERDE

  • Por querer tener certezas, retrasa las decisiones.
  • Por estar tan preocupado por lo correcto y justo, no tiene en cuenta los sentimientos de las personas.
  • Por ser tan cuidadoso, le resulta difícil confiar en las otras personas.
  • Por ser tan autónomo, se aleja de gente agradable y útil.

CENTRO

  • Por querer ser flexible, a veces es incoherente.
  • Por ser tan abierto a veces pierde noción de lo que piensa realmente.
  • Por necesitar la compañía de los demás le cuesta estar solo.
  • Por luchar por mantener opciones, no toma curso de acción claro.
Por: Karen Chali

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s